martes, agosto 29, 2017

Cigarro apagado en una cara


La profundidad
de un cigarro apagado en una cara
la mirada intensa del que pide más dolor,
más estar vivo en manos del otro.

Dame daño, pero hazme caso.
No me apuñales con tu desdén
con tu ignorancia, con tu hombro
siempre en medio.

Somos lo que fuimos y no hemos olvidado
aunque sea todo invención,
aunque sea tarde y mal.

Somos esos monos tontos
que nada conocen
y creen saberlo todo.

Seguimos siendo tú y yo
música en mi cabeza.

viernes, agosto 25, 2017

El hotel de Nené



En un hotel de la costa, muy lejos de mi familia, tumbado y satisfecho. Estoy acostado con Nené Boudoir en una cama con dosel. Descansamos; marcas de sudor y mordiscos, después de haber follado todo lo imaginable.

Nené Boudoir no es un hombre ni una mujer, es ambos y ninguno. Está formada por los trocitos preferidos del fetichismo de mucha gente. Y se acuesta conmigo, y también lo haría contigo, y con cualquier otra persona que ella piense que lo necesita.

Nené no vive del sexo, aunque podría: la gente hace cola para regalarle lo que ella quiera. Y le insisten sin cesar. Pero ella nunca acepta: nadie puede comprarla, poseerla o enjaularla. Es libre, caliente e infinita como un sol.

El día que Nené te llama y tú dejas de lado el mundo entero, aunque sea el cumpleaños de tu hija enferma, una boda, un velorio, y corres hacia ella. Y a l mejor has destrozado tu familia, igual has perdido el trabajo y vas a vivir en la calle el resto de tu vida. Pero corres como alma que lleva el diablo. Y esos minutos, esos segundos que te mira profundo a los ojos, mientras se corre, te corres, la llenas, te llena, valen lo que varias vidas. Después te acuestas. Ella escribe, y si tienes mucha suerte y le apetece, puede leerte un trocito de su diario con su voz de princesa quebrada.

Cuando todo termina sales del hotel, y el mundo vuelve a ser ese paisaje desvencijado y absurdo. Pero te vas cargado de una alegría que te alcanza para vivir mil vidas. 

Y tal vez un día, tal vez no muy lejano, Nené Boudoir volverá a requerirte con urgencia y un total desdén por tus rutinas.



miércoles, mayo 03, 2017

El duende (que nunca creció)


Soy el alma que pena a tu puerta
Soy el duende que nunca creció

Nunca debí confesar mi delito
Trituras sin ganas mi corazón

Me ves de lejos, pequeño y helado
me das la espalda sin un resquemor

Me niegas, te ríes y haces la broma
Y el coro a rebufo te da su calor

Tú en tu palacio, y yo, bajo cero
Manchas de aceite, y placa de hielo

Tú en tu palacio, y yo, bajo cero
Manchas de aceite, y placa de hielo

No.
Me voy.
Adiós.

Pero no.

Me voy.
Adiós.

Pero no.

No ve voy
Adiós

No.
 
blog de literatura gris y temas que me llaman la atención - Ocultar texto citado -